Grupo Kalahamsa

El Grupo de Estudios Teosóficos Kâlahamsa de Málaga quedó constituido como tal, en la primera mitad del año 2014.

Su nombre, Kâlahamsa, palabra sánscrita compuesta de hamsa (cisne)  y kâla (tiempo infinito), significa en sánscrito,  Ave que está fuera del espacio y  del tiempo (*).

El cisne Kâlahamsa simboliza a Brahmâ, el Creador, - a-ham-sa: “Yo soy aquello”, o “Yo soy lo que soy”, del Zoroastrismo, de la Cábala hebrea y de la Biblia- y Hamsa representa la Sabiduría divina, fuera del alcance humano.

 

Dice la Gran Ley: 'Para llegar a ser conocedor del YO ENTERO (1) primero tienes que ser conocedor del YO.' Para lograr el conocimiento de ese YO, tienes que rendir primero el Yo al No-Yo, el Ser al No-Ser, y entonces podrás reposar entre las alas del GRAN PÁJARO (2). Sí, dulce es el reposo entre las alas de aquello que no nace ni muere, antes bien, es el AUM a través de las eternidades (3).
H. P. Blavatsky "La Voz del Silencio"

(1) El Tatwagnyani es el “conocedor” o discernidor de los principios de la naturaleza y del hombre; y el Atmagnyani es el conocedor del ÂTMÂN o el YO ÚNICO universal, el Alma del mundo o Espíritu del universo.

(2) Kâla Hamsa, el “Ave o Cisne”. Dice el Nada–Bindu Upanishad (Rig–Veda), traducido por la Sociedad Teosófica de Kumbakonam: “La sílaba A se considera que es su ala derecha (del ave Hamsa); U, la izquierda; M, la cola, y de Ardha matra (medio metro) se dice que es la cabeza.”

(3) La Eternidad, entre los orientales, tiene una significación enteramente distinta de la que tiene entre nosotros. En general se aplica a los Cien años o “Edad” de Brahmâ, a la duración de un Mahâ–Kalpa, o sea un período de 311.040.000.000.000 de años.